bahia-brasil-2

San Salvador de Bahía, la más africana de Brasil

La blusa blanca deja los hombros al descubierto. Varios collares de colores cuelgan de su cuello y un turbante se arrolla en su cabeza. Sonriente ofrece de su puesto callejero lo mejor de la cocina popular bahiana: vatapá, acarajé, carurú… El olor del aceite de palma inunda las calles. San Salvador de Bahía tiene una efervescencia particular. La de su gente, siempre simpáticos y espontáneos, la de sus platos tradicionales, sus fiestas populares, y su colorido casco histórico: el Pelourinho -en la parte alta de la ciudad- nombre heredado del elemento en el que solían azotar a los esclavo.

¿Cómo evitar la seducción que irradia «O Pelô», como le llaman sus habitantes? Los colores vivos de las casas se unen al sonido de las batucadas que suenan por todos lados. Los tambores pintados de negro, rojo, verde y amarillo. Salvador es la capital del estado, y la ciudad más africana de Brasil, aún se respira la huella de la cultura traída por antiguos esclavos desde el África. Tanto como el pasado colonial que vive en toda su arquitectura barroca portuguesa, hoy Patrimonio Histórico de la Unesco. El sincretismo de la cultura africana y española se refleja en las innumerables iglesias que ostenta la ciudad.

bahia-brasil

La iglesia de Nosso Senhor do Bonfim, con sus famosa cintitas.

El mayor tempo religioso católico de Bahía, es la Igreja do Nosso Senhor do Bonfim, en la Sagrada Colina. En esta típica iglesia colonial portuguesa se venden las famosas “cintitas del Bomfin”: souvenir y amuleto. Se ata en la muñeca, tres nudos, por cada uno un deseo. Y a esperar que la cinta se desgaste y se rompa. ¡Los deseos se cumplirán!, asegura la vendedora.

Una vista del del original Elevador Lacerda y el Mercado Modelo

Más allá, en la ciudad baja, a la que se accede a través de los 72 metros del original Elevador Lacerda, en la Praça Cayru, barrio de Comércio, está el reciclado Mercado Modelo. Es un lugar muy animado, con cientos de tiendas de artesanías para llevar de recuerdo. Además, tiene dos restaurantes donde se pueden comer cosas típicas de Bahía y tomar unas cerveza disfrutando la vista. Está abierto de lunes a sábado de 9 a 19 y domingos y feriados de 9 a 14.  Y es muy frecuente que se den show gratis de capoeira: la danza y arte marcial nacida como una forma de resistencia a la opresión, heredada de los esclavos africanos traídos desde Ángola. Fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, en 2014, aunque estuvo prohibida durante muchos años.

La isla de Itaparica, en el estado de Bahía.

Luego de empaparse de historia, lo ideal es pasar el día en la playas de la Barra, Ondina o Itapuá, con sus chiringuitos sobre la arena. Si se busca algo más íntimo y tranquilo, una buena opción es ir a la isla de Itaparica. En Bahía, todos los años se celebra el carnaval: menos ostentoso que el Río, pero mucho más popular. Seis días de verdadero frenesí, donde todo el mundo sale a las calles, detrás de los «tríos electrécticos», esos colosales camiones escenarios sobre los que actúan en directo estrellas de la música popular brasileña como Daniela Mercury, Ivete Sangalo, entre otros. Después de todo, dicen que «la alegría es brasileña».

lapiz-150x150Más info #VisitBrasil




No hay comentarios

Añadir más