Opio – Curry rojo de langostinos y leche de coco

Opio: la comida de Asia en Buenos Aires

En la actualidad, la ciudad de Buenos Aires goza del prestigioso nombramiento de ser oficialmente “Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica 2017”, convirtiéndose así, en la primera ciudad de la región en ser galardonada con esa notoria distinción por parte de la Academia Iberoamericana de Gastronomía (AIG). Posicionándola a nivel mundial y brindando una oportunidad invaluable de mostrar a turistas del país y el mundo, la diversidad gastronómica que en ella se desarrolla, en un escenario de innumerables propuestas de exquisitas cocinas.

Ubicado en la parte sur de Palermo

Dentro de esta variedad de cocinas del mundo en Buenos Aires, nos encontramos con Opio, Asian Street Food, una propuesta exquisita en su espacio y categórica en su cocina. Dueños de una identidad singular, Opio propone conocer y disfrutar la gastronomía que se da en las calles de Asia, siguiendo las líneas culturales propias de esa región. Gracias al expertise del Chef Diego Rizzi, que nos invita a vivir esta fascinante experiencia de aromas y sabores, de detalles y costumbres de una cocina de un pueblo lejano, el cual podemos conocer acá en Palermo.

OPIO - Salon

Con luces muy tenues en todo el salón y las cocinas a la vista en su totalidad

Las comidas más deliciosas populares, autóctonas y accesibles en Asia, se viven y se sienten en las calles, en las famosas carretillas, donde la gente disfruta un poquito de cada plato y pensando en dicho escenario Opio, de alguna forma, recrea ese ambiente para acompañar la velada. Con luces muy tenues en todo el salón, las cocinas a la vista en su totalidad, están rodeadas de una barra y la misma cuenta con una mesada de altura perfecta y espacio suficiente para estar cómodos e interactuar, si se quiere, con el chef y demás cocineros.

Opio recrea las comidas más deliciosas populares, autóctonas y accesibles en Asia, las comidas que se comen en la calle.

Sintiendo, tal vez, el calor de las hornallas, algo más los aromas a especies y permitiendo, de alguna manera, estar más cerca a otros comensales, como en las calles de Asia. Para ello, en medio del salón se encuentra una larga y gran mesa que es compartida, generando una integración cordial y divertida.

OPIO - Desde arriba

En medio del salón se encuentra una larga y gran mesa para ser compartida

Su carta no es pretenciosa, sino concreta, ya que no marea al cliente y expresa perfectamente cada una de las propuestas, orientando así en cuanto al contenido de cada plato, algo que sin duda es esencial. En un formato divertido, sobrio y conciso, la carta te invita a emprender el camino a seguir, iniciando por las sopas como Khao Soi o Pho, seguido de las ensaladas y los snaks como Spring Rolls de pollo frito con akusay, fideos y hongos, o el Shirmp de langostinos empanados en Panko, el Wantón de cerdo y langostinos en salsa estilo XO para finalizar con los pinchos Yakitori de pollo a la plancha, como propuestas de entradas para degustar, si se quiere.

Bun clásico (Opio)

Los sándwiches son fascinantes, están los Banh en pan francés, los clásicos, de pollo, de cerdo o los Bao de cerdo o verdura y los Bun de hongos o langostinos, estos últimos en pan cocinado al vapor, sumamente esponjoso, suave y delicioso y todos con pickles, zanahoria, mayonesa de huacatay, cilantro, entre otros productos pensados para cada propuesta. El plato principal, por así decirlo, serían los exquisitos Curries que pueden ser de langostinos que llevan leche de coco en su preparación, el Curry verde de espinacas, el de pescado y coco o el de estilo Hindú de pollo o el Masala de cordero y yogur, todos estos con arroz Crocante o Basmati y pudiendo regular el índice de picante, ya que parte del perfil de la comida en Asia es el picante y en Opio podemos regular su intensidad.

Curry amarillo de pollo estilo de la India

La carta termina con los postres en formatos de paletas o vasitos, que para los amantes de lo dulce, será un desafío a sus sentidos ya que hay acompañamientos tan arriesgados como deliciosos y entre ellos tenemos uno con un leve dejo picante y saldo en un helado de chocolate, propio de la pastelería de Asia, así como el Mousse de Maní en vasito, con crocantes que simplemente es una delicia.

Situado en un emergente polo gastronómico en la parte sur de Palermo, donde felizmente es posible estacionar con facilidad, Opio plantea un contexto distendido y con buena atención tanto de sus camareros o del jefe de salón Luciano Scarone, quienes brindan un completo asesoramiento en los platos y siempre están atentos a los detalles. La bebida es sumamente importante a la hora de maridar la comida, es por eso que tienen una correcta y breve selección de vinos, estilos de cervezas y variedades de Gin Tonic, en cuanto a tragos y algunos cocktails propios de la casa, todos en sus respectivas copas, vasos y copones como corresponde y  acompañado de muy buena música.

Chef Diego Rizzi

La gastronomía, envuelve con arte y pasión, una de las actividades más importantes del hombre, la alimentación, llegando a nosotros con un significado cultural en relación a su medio ambiente conforme al lugar en donde se desarrolla, transmitiendo tradiciones propias, que en algunos casos son milenarias y esto es lo que el Chef Diego Rizzi transmite al invitarnos a conocer Opio.

lapiz-copia Honduras 4415, Palermo, 4864-1046. De miércoles a sábado, de 8 pm a 2 am.




No hay comentarios

Añadir más