barrio-de-las-letras

Madrid, para armar

 Los barrios de Las letras, La Latina y Chueca, cada uno con su identidad, ofrecen tres maneras diferentes de vivir la bella capital española.

 + Espíritu literario

Podría imaginarse a Cervantes, Lope de Vega, Quevedo o Calderón de la Barca caminando por sus calles. Estos literatos, y muchos otros, alguna vez vivieron o trabajaron en el Barrio de las Letras, allá por los siglos XVI y XVII. Y, de hecho, muchas de las calles llevan sus nombres. Esta céntrica zona se extiende alrededor de la peatonalizada calle de las Huertas, cuyos adoquines llevan grabadas citas de grandes escritores.

Muy cerca de ella, la amplia y populosa Plaza de Santa Ana concentra teatros, pubs, bares de tapas y restaurantes, y aquí es donde se vive la famosa “marcha” los fines de semana. Presidiendo la plaza, con una exquisita terraza que remata en una torre en forma de faro, está el Hotel ME Madrid Reina Victoria, construido en 1919 fue totalmente reinventado en 2005. En su terraza se despliega The Roof, uno de los lugares más cool para ir de copas, con un plus: las vistas panorámicas son magníficas. También, en Santa Ana, con su fachada neoclásica irrumpe el teatro más antiguo de la capital: el Español (Príncipe, 25), que ofrece una variada programación. En el número 10 de la plaza, aparece uno de los templos de jazz de la ciudad: el Café Central. Y muy cerca, en el nº 6, una famosa taberna: la Cervecería Alemana, donde Hemingway tomó más de una caña. Sus cervezas son de elaboración propia desde 1904.

barrio de las letras madrid

Barrio de Las letras – Madrid

Este barrio se extiende alrededor de la calle de las Huertas, cuyos adoquines llevan grabadas citas de grandes escritores.

Todo el barrio es muy rico en edificios históricos como el del Ateneo, o el Palacio de la Duquesa de Santoña, un bello ejemplo del barroco madrileño. Un lugar que vale la pena visitar es la Casa Museo Lope de Vega (calle Cervantes 11), edificio del siglo XVII donde se puede tener una idea de cómo vivían los escritores del barrio en aquella época. Se realizan visitas guiadas de martes a domingos, entre las 10 y las 15. El barrio tiene insignes vecinos: el Museo del Prado, Museo Thyssen y el Centro de Arte Reina Sofía.

 

+ Agitación castiza

Si el sol acaricia a Madrid, el fin de semana el barrio de La Latina se pone efervescente. Un verdadero gentío camina por sus callecitas retorcidas y estrechas, y disfruta en las terrazas tomando una caña, o bebiendo un mojito en los encantadores pubs y tabernas tradicionales. Las calles Cava Baja, Cava Alta, o las mismas plazas de la Cebada y la Paja -protagonistas indiscutibles- rebosan de turistas y muchos madrileños. Además, cada domingo, en las calles de alrededor se realiza el famoso Rastro de Madrid, un mercado popular al aire libre.

56025dee3a28f

Barrio La latina – Madrid

Si el sol acaricia a Madrid, el fin de semana el barrio de La Latina se pone efervescente.

En este barrio se encuentra Casa Lucio (Cava Baja, 35) uno de los restaurantes más emblemáticos de Madrid, famoso por sus “huevos estrellados”. Los precios no son desorbitantes y conviene reservar. A pocos metros, Casa Lucas, un pequeño y acogedor local, ofrece muy ricas tapas.

La Latina forma parte del Madrid más antiguo, el medieval, el de los Austrias. Entre sus edificios más preciosos están la Basílica de San Francisco el Grande, la iglesia de San Andrés (antigua mezquita), el Colegio de San Idelfonso (el más antiguo de Madrid) y la iglesia de San Pedro el Viejo. Estas hermosas construcciones se combinan con edificios pintados de colores, o recubiertos de ladrillo a la vista del siglo XIX. Pero no siempre hay bullicio, todo cambia los días de semana donde la vida de este barrio vuelve a su bohemia tranquilidad, tiempo ideal para recorrerlo.

 

+ Vanguardia multicultural

Federico Chueca nació en 1846 y fue un compositor madrileño de zarzuelas. La plaza dedicada a él da nombre al barrio más cosmopolita, vanguardista y tolerante de Madrid. Variopinto y cambiante. Pequeño pero vivaz, tanto de día como en su reconocida movida nocturna. En esta pequeña plaza -punto neurálgico de la vida de Chueca- está la estación de metro homónima. Con tiempo agradable se llena de terrazas para tomar una caña o un buen vino. Justo detrás de la plaza de Chueca se encuentra el antiguo mercado de San Antón (Augusto Figueroa, 24), renovado ocupa una superficie de 7.354 m2, y en sus tres pisos hay muchas propuestas para tapear.

chueca plaza

Plaza Chueca – Madrid

El barrrio de Chueca hoy se caracteriza por su ambiente multicultural.

El cambio de perfil del barrio se fue dando en las diferentes décadas, por los ’90 se terminó de consolidar como el barrio gay, y hoy se caracteriza por su ambiente multicultural. En sus callecitas estrechas, como las de Libertad y San Marcos, pululan bares de copas y restós modernos; en la Fuencarral, tiendas y más tiendas, y entre ellas: el bello edificio del Museo Municipal. En este barrio se amalgaman edificios históricos con locales de diseño. Junto a una iglesia del siglo XII, un sex shop. Junto a un palacete barroco, un mercado futurista.

A un costado de la plaza Chueca, la clásica Bodega Ángel Sierra ofrece el vermú de grifo de Reus. Es de las pocas que quedan y mantienen la decoración antigua, la barra de estaño, tinajas, barriles. Si de copas se trata, uno de los bares más vanguardistas está en el 8vo piso del RoomMate Óscar, en la famosa Plaza de Vázquez de Mella. Las copas se sirven desde las 18, excepto los lunes. Desde la terraza del hotel, las vistas increíbles 360º de la ciudad son un buen epílogo para despedirse del barrio del arco iris.




No hay comentarios

Añadir más