La creatividad según Adrià

Para quien no conoce mucho del mundo gourmet, tal vez, el nombre de Ferran Adrià no represente mucho. Para los foodies, y para todos aquellos apasionados por las artes culinarias, su sola pronunciación lleva a una exclamación. Es que este cocinero catalán, creador del famoso restaurante elBulli, fue y sigue siendo un creador e innovador en todo lo que se propone.  Así  convirtió a elBulli en el famoso “laboratorio” o taller de cocina capaz de hacer innovaciones revolucionarias: las espumas, los  fums  (humos) y perfumes, las deconstrucciones. “Lo más bonito es que muchas cosas han pasado sin buscarlo”,  reconoce el chef catalán. Y aunque todos lo mencionan como el impulsor de la cocina molecular, él asegura que nunca en su restó se usó este termino.

Lo más bonito es que muchas cosas han pasado sin buscarlo.

Por todo esto, cuando Ferran Adriá suelta en medio de la charla: “Yo no quería ser cocinero”,  suena como algo que no se espera escuchar. Justo él a quién muchos consideran el gurú de la cocina, que logró premios múltiples, incluidas tres estrellas Michelín – algo así como el Oscar  gourmet- para su restaurante elBulli. Justo él.  Pero el destino elije su propio camino y  su vida fluyó para que lo que no quería ser se convirtiera en la profesión donde volcar toda su creatividad.

Adriá cerró su restaurante el 30 de julio de 2011, para convertirlo en fundación. Y  no fue porque le faltaran comensales, o perdiera alguna de sus estrellas. Nada de eso. Simplemente un día se dio cuenta de que “tenía que decodificar el genoma de elBulli”.  Por eso, comenzó un nuevo período dedicado a reflexionar sobre su proceso creativo en la cocina y el método que lo llevó al éxito. “La creatividad no se hace, como no se hace la inteligencia. La creatividad es capacidad para crear. Es mentira que todo el mundo tiene capacidad para crear, porque si no todo el mundo podría jugar al fútbol como Messi. Al fútbol podemos jugar, pero no como él. Sí se puede entrenar y ejercer la creatividad”, asegura Ferran, que además es embajador de Telefónica.

La creatividad es capacidad para crear.

La muestra “Auditando el proceso creativo”, que pasó por Buenos Aires, está dedicada a la interpretación del modelo de elBulli, algo así como meterse en su ADN. Lo que hay que aprender con elBulli es que los sueños  son posibles”, aseguró Adrià.




No hay comentarios

Añadir más