1925_pablo_picasso_620_la_bottiglia_di_vino

La bouteille de vin de Pablo Picasso

“La bouteille de vin” o “La botella de vino” es una de las obras más celebradas del maestro del cubismo Pablo Picasso. Nacido en Málaga, España, Picasso creció rodeado de vides y vinos en esta zona vitivinícola donde se encuentra la denominación de origen más exquisita, imitada y nombrada en el mundo: jerez.

En 1925, año en que fue pintado este cuadro, el maestro se hallaba dando inicio a un estilo identificado como cubismo curviline, en París, Francia, por lo que al ver el lienzo podríamos presumir que se trata de un vino tinto francés el que se encuentra al centro de la mesa en la pintura.

En esa ciudad, el vino tinto que más se bebía y se bebe en la actualidad es el de Bordeaux o Burdeos, con lo cual podemos pensar en cepas como merlot, cabernet sauvignon, syrah o cabernet franc.

De igual manera, si nos remitimos a su tierra natal, Málaga, en Andalucía, bien diríamos que se trata de alguna cepa Pedro Ximénez, moscatel de Alejandría, palomino, amontillado o manzanilla, fina u olorosa, de uso habitual en esa zona.

Lo indudable es que Pablo Picasso dedicó algunas series de pinturas a su visión del vino y las botellas dentro del estilo cubista, siendo una de esas pinturas “La bouteille de vin”, en la que podemos apreciar una suerte de mesa dispuesta a ser abordada con una copa y lo que parecen ser notas musicales rodeadas de colores homogéneos y en composé.

Para este fin de semana o durante cualquier noche cálida bien podríamos beber un jerez fino o manzanilla a no más de 8 °C, algún moscatel de Alejandría o en su defecto un torrontés a no más de 11 °C, y, por qué no, algún blend de estilo de Saint Emilion o Pomerol.

Ya sea uno u otro vino, de corte o varietal, siempre hay un buen motivo para descorchar una botella y decorar el centro de nuestra mesa con ella, como bien lo representó el maestro Pablo Picasso.

 




No hay comentarios

Añadir más