ven_0104

Instrucciones para amar Venecia

Casi como un conjuro, quién la visitó augura: “Volverás enamorado de ella”.  En Véneto, en las aguas del Adriático, se encuentra uno de los lugares más fascinantes del mundo: Venecia. Cuatro indicaciones harán el hechizo, para vivir un completo y desbordado romance con la ciudad edificada sobre una laguna. Un lugar al que siempre se querrá volver.

*Gire 360 grados en la Plaza San Marcos.

Caminando desde el Puente Rialto, el más antiguo de la ciudad, se llega hasta la Plaza de San Marcos. Allí late (o habría que decir flota) el arte y la historia de Venecia. Esto es lo bueno. Lo malo, siempre está plagada de turistas. Paciencia. A su alrededor se encuentra, la Basílica de San Marcos, la entrada es gratis, aunque hay zonas pagas. También está el Campanile, la torre más alta del lugar con sus 98,6 metros. Hay que abonar 8 euros para subir y disfrutar de sus fantásticas vistas. Abre todos los días de 9 a 19. Y el Palacio Ducal, que también funcionó como prisión: el famoso Casanova estuvo alojado en él. En su interior se encuentran pinturas y esculturas de Tiziano, Tintoretto y Bellini. Su visita, con otros museos incluidos, sale 18 euros. Hasta el 31 marzo, abre de 8.30 a 17.30, y estará cerrado del 25 de diciembre al 1 de enero. A Venecia hay que recorrerla también de noche, cuando el sol cae la ciudad regala un paisaje nuevo.

ven_0099

Plaza San Marcos . Foteca-ENIT/ Vito Arcomano


* Guarde el mapa y déjese llevar por la ciudad
.

Nada mejor para vivir la experiencia veneciana que dejar el mapa por un rato, y comenzar a internarse por esa especie de laberinto cruzado por canales. Se puede recorrer toda la ciudad a pie a través de las características calli, los campi y los campielli (las calles, las plazas y placitas) conectados a través de sus magníficos puentes. Caminar sin rumbo, siguiendo el instinto, o simplemente lo que llama la atención. Los mejores barrios para perderse son los menos frecuentados por los turistas, como el sestiere (cada uno de los seis sectores en los que se divide Venecia) de Dorsoduro y el de Canareggio, donde se pueden descubrir joyas como el barrio judío veneciano. Estar perdido es lo mejor que puede pasar en Venecia. Siempre aparecerá un balcón para admirar, la típica ropa tendida, timbres, ventanas, leones alados en cada esquina. En las calles se descubre el espíritu de esta ciudad.

Nada mejor para vivir la experiencia veneciana que dejar el mapa por un rato, y comenzar a internarse por esa especie de laberinto cruzado por canales.

* Viva la democracia del vaporetto.

Frente al romanticismo y exclusivo viaje en góndola (para dos puede costar entre 80 y 100 euros), se abre la democracia del vaporetto (en plural: vaporetti). Los viajes en este transporte público, verdaderos colectivos acuáticos, ponen en contacto con un pasaje muy ecléctico. A los italianos que van a trabajar, se suman los turistas intentando acomodar sus valijas, pero también se pueden ver mujeres de traje largo y hombres con smoking que acuden a una gala. Hay 25 que conectan todos los puntos de la ciudad y las islas cercanas como Murano, Burano, Lido o Giudecca. La línea 1 es la más famosa, recorre el Canal Grande custodiado por los palazzi góticos, renacentistas o barrocos. Tarda unos 45 minutos desde Santa Elena a Rialto. Un billete, que dura 75 minutos, cuesta 7,50 euros. Los pases por un día: 20 euros, por tres días: 40. Suelen cambiar los recorridos, por lo que es bueno consultar con el personal de a bordo dónde hay que bajarse.

*Entre en alguna de las osterie (tabernas).

Una caminata de 25 minutos desde la estación de tren de Santa Lucía, hacia la parte norte, con dirección a la Piazza San Marcos lleva al sestiere de Cannaregio, en este popular barrio se respira la auténtica vida veneciana. Un grupo de italianos bebiendo y riendo, es la mejor recomendación de que allí se come y bebe bien. Hay que entrar en esa osteria. Imprescindible probar los chichetti, las tapas venecianas. Entre las recetas más famosas se destacan la polenta con bacalao desmenuzado cocido en aceite y leche, sardinas fritas servidas con pasas (sarde in saor) o flor de zucchina frita. Vini da Giglio (Cannaregio 3628/A) tiene una carta con buenísimos mariscos y mucha pasta con pescados y recetas del Veneto. Conviene reservar, los platos van de los 18 a los 30 euros. Para seguir probando lo típico, hay que beber una spritz, bebida a base de licor de naranja, soda y vino blanco. Si se quiere sentir en otro tiempo el mejor lugar es el Café Florian, en la Plaza San Marcos, es el más antiguo de Italia, fundado en 1720. No es barato, pero su encanto vale la pena.

ven_0108

La postal típica: las góndolas. Foteca-enit/Vito Arcomano

 

Bonus track 

Símbolo

El símbolo de Venecia es un león alado con un libro abierto debajo de la pata delantera derecha. Cuando la ciudad estaba en guerra se lo representaba con una espada. La mayoría de los «leones» fue destruido por las tropas napoleónicas en 1797, lo que vemos hoy son copias casi exactas de los originales.

Puentes

En Venecia hay 417 puentes: 72 son privados. Hay 300 de piedra, 60 de hierro, los restantes 57 en madera. El último puente de la Constitución, el cuarto que atraviesa el Gran Canal, fue construido por el arquitecto español Santiago Calatrava. El famoso de los Suspiros, nada tiene que ver con el amor, ya que eran los presos que suspiraban en él al ser llevados a la prisión.

Fototeca ENITVitoArcomano

En febrero se celebra el famoso carnaval. Fototeca ENIT/VitoArcomano

Épocas

Primavera y otoño son ideales para recorrerla, el tiempo es agradable y hay menos cantidad de turistas. Entre noviembre y enero, es muy probable encontrarse con el “acqua alta”, marea alta, sobre todo en las zonas más bajas, como la Plaza de San Marcos, pero, si eso ocurre, con unas buenas botas de goma el paseo continúa.

Dormir

El alojamiento en Venecia hay que reservarlo con tiempo, más en temporada alta. Los hospedajes suelen ser más caros que en las islas. Si se va por varios días, alojarse en Lido es muy buena opción, los negocios cierran más tarde y hay muchos sitios para comer a buenos precios. Las playas también son muy buenas.

 

Para navegar: www.turismovenezia.it. Organismo Italiano para el Turismo www.enit.it

 




No hay comentarios

Añadir más