img_0167

Chango Spasiuk y sus otras músicas

Desde chico se sintió atraído por el acordeón. Además de ver a su papá y su tío tocarlos en las fiestas del pueblo, su Apóstoles natal, en Misiones, también veía a Pipo Pescador tocarlo en la televisión. “Veías lo que sucedía en tu lugar y con las personas en el barrio y el pueblo. Todo eso te impregnaba, se dice que la patria de uno es la infancia, eso se cristalizó tan fuerte en mí que simplemente mi vida sigue en nuevos espacios, nuevas circunstancias, pero todo continúa estando en mí”, dice el Chango desde su casa en la Ciudad de Buenos Aires. Pero vivir en la capital de Argentina a miles de kilómetros de su tierra colorada no le genera conflicto. “Porque no me siento alejado absolutamente de todo lo que amo porque está conmigo”, resume su vínculo con ese pasado, con sus raíces.

El próximo 28 de octubre llegará al teatro ND para presentar su último disco Otras músicas, un proyecto que reúne temas que el Chango compuso para bandas de películas, teatro o publicidades. Y en donde el piano tiene un papel protagónico.  En el año 1999, por primera vez, se utilizó su música en una película; a partir de ahí cada vez que pudo y trabajó en componer la banda sonora de un filme, documental, corto, música para TV o teatro. “Acepté el desafío de hacerlo para aprender y experimentar nuevas estéticas, nuevas sonoridades, más allá de mi búsqueda y desarrollo dentro de la raíz y tradición donde nací. Y me encontré con mucho material que poca gente conoce y que gran parte nunca fue interpretada en vivo en mis conciertos. Tenía miedo que estas canciones se pierdan, que queden escondidas por ahí o en el olvido, por eso quise compartirlas”, comenta el músico misionero.

Y agrega: “Casi todo lo compongo en el piano y particularmente me gusta mucho este instrumento. No me expreso sólo con el acordeón, si no con las ideas, que tan bien fueron captadas y desarrolladas por los talentosos artistas que forman parte de este disco. Hay diferentes  ritmos, texturas, sonoridades y tradiciones, pero como dice Kudsí Erguner: ‘La música es una porque es infinita y está habitada por todas las diferencias'”.

Casi todo lo compongo en el piano y particularmente me gusta mucho este instrumento.

Alguna vez dijiste, que tratar de agradar a todo el mundo es la fórmula para el fracaso…

O intentar agradar a todo el mundo. Yo había leído la frase de un director de cine, que decía que tratar de agradar a todo el mundo te lleva directamente al fracaso. Tratar de ser fiel a tu búsqueda estética y lo que le da sentido a tu oficio y a tu vida siempre es el lugar correcto, porque hace que te puedas seguir sintiendo en paz. Sentir que estoy siendo fiel a mi oficio, a mi búsqueda, mis necesidades, no solamente ordinarias y de consumo, sino necesidades existenciales. Nada se compara con sentir la paz de haber hecho lo correcto, o lo que por lo menos crees que es correcto. Cada uno tiene su capacidad y su limitación, pero dentro de ese rango, hay que tratar de encontrar tu lugar, encontrar el sentido de porque hacés lo que hacés y al servicio de qué estás.

Nada se compara con sentir la paz de haber hecho lo correcto, o lo que por lo menos crees que es correcto.

¿Es un camino para llegar al éxito?

Aunque no me gusta la palabra éxito, uno se podría considerar una persona exitosa si tiene las herramientas suficientes con las cuales intenta ir en esa dirección. Por eso, de alguna manera, no soy pesimista, porque más allá de las elecciones que hagamos en la construcción colectiva, a veces uno pierde la perspectiva del milagro de respirar, de caminar, de expresarse, de poder hablar y que tu boca exprese lo que querés decir, de poder levantarte, de poder intentar y de estar rodeado de gente que amas, que respetás y te respetan, de poder considerar y que los demás te consideren. Entonces, eso hace que uno siga sintiendo algo de esperanza por el hombre.

No te gusta hablar de una “carrera” musical, ¿por qué?

A veces hablar de carrera, es hablar de algo que va paralelo a tu vida, como diciendo: mi carrera es mi carrera y mi vida es mi vida.  Para mí, no funciona así. Mi vida está compuesta de un montón de elementos, y entre ellos la música y la disciplina de la música. El oficio de la música que también tiene sus lecturas, un aspecto comercial, laboral, de planificación, de desarrollo. Pero hay algo atrás que sostiene absolutamente todo eso, y que es otra necesidad y otra búsqueda, y eso es parte de mi vida, no la puedo separar. Por lo menos, para mí, está íntimamente relacionado. Y así es desde que era niño, cuando era niño no pensaba en términos de carrera, han cambiado los escenarios, los lugares, las circunstancias, pero mi reación con la música sigue siendo exactamente la misma.

¿De un profundo amor?

Algo parecido…,  algo que anhela ser como el amor.

 Pasemos por alto definir el amor…

(Risas.) Rumi decía: “Cuando quise escribir sobre el amor, el lápiz se rompió”.

lapiz-copiaUna nueva función: el 9 de diciembre a las 21, en ND Teatro, Paraguay 918, 1008 CABA,  011 4328-2888




No hay comentarios

Añadir más